Una sentida reflexión navideña

Me crié en una familia pequeña con una profunda curiosidad espiritual.

Recuerdo que de niña mi padre nos llevó en peregrinación a través de diferentes religiones, lo que nos llevó a una religión en la que no se celebra la Navidad.

Esto cambió la dinámica de esta época del año. Probablemente tenía seis o siete años. Nunca creí en Papá Noel, no tenía una búsqueda de huevos para pascua ya que esto no era parte de la religión familiar impuesta.

No fue hasta hace unos años, cuando nos mudamos más cerca de los padres de mi esposo, que poco a poco comencé a acostumbrarme al espíritu navideño de compartir y pasar tiempo juntos, independientemente de lo que sea cierto o no en términos históricos o religiosos.

Este año es la primera vez que enfrento las fiestas con un sentimiento de melancolía por todos los otros años perdidos con la falta de cercanía con los seres queridos debido a una creencia que probablemente alimentó el ego de algunos miembros de la familia llevándolos a sentir que guardanban la verdad del resto de los mortales, incluidas las personas significativas e importantes en nuestras vidas.

Hoy me siento agradecida. Mi sabiduría en esta Navidad es que sin importar el nombre de la festividad no debemos perder la oportunidad de compartir con los seres queridos, y también vine a confirmar que se elige a la familia, incluso la de sangre.

Por mi propia salud mental, elijo distanciarme de algunos familiares, manteniendo el compartir en la medida que me conviene. Nunca te sientas mal ni permitas que otros te hagan sentir mal por no tener una relación convencional con familiares consanguíneos. Tu experiencia es única, y algún día llegará la sanación y te permitirá compartir más, o no compartir nada.

Agradezco a todas las personas que me siguen, leen mis publicaciones, les gusta y guardan las publicaciones, o simplemente reaccionan a una historia. Esta es mi pequeña salida para compartir sabiduría, humor y vulnerabilidad para que todos (con suerte) se vuelvan más humanos, sean más amables.

Me prometo a mí misma que bucearé y nadaré en la energía de las vacaciones con amor y desapego cada vez que tenga la oportunidad. Se lo debo a mi niña interior, crear magia en el exterior tanto como existe en mi interior.

Gracias, Andrea

Publicado por Fortuna Living

I am Andrea, founder of Fortuna Living. I am a channeler and spiritual coach/counselor bringing spirituality and entrepreneurship together. Focus, flow, abundance mentality, and self-care.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: